DESBORDO DE GOZO CON EL SEÑOR...

martes, 22 de agosto de 2017

...por que me ha vestido un traje de gala

En este día alegre y festivo de Santa María Reina, queremos compartir con vosotros una gran noticia: nuestra hermana Clarivel ha recibido en este día el Santo hábito, signo externo de Consagración y de su pertenencia a esta Congregación de Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones. Le pedimos a ella que nos diga unas palabras en este día:


















Estoy muy alegre por mi toma de hábito, estoy muy feliz porque Dios me ha elegido para ser franciscana. Doy gracias al Señor por todas las personas que me han acompañado en el camino de mi vocación, pido al Corazón de María que me acompañe en el camino de mi vocación y me ayude a responder como Ella:: "He aquí la esclava del Señor"

¡COMIENZA...

jueves, 17 de agosto de 2017

...la cuenta atrás!
¡Que alegría cuando me dijeron vamos a la casa del Señor...!
Hoy queremos compartir la gran felicidad que invade a nuestra hermana Nuria. Sólo faltan treinta días para convertirse en esposa del Señor.... El próximo 16 de Septiembre (Dios mediante), celebraremos su Profesión religiosa.  Demos gracias a Dios  
Pedimos que la Virgen María la acompañe en estos días, la guarde en su Corazón, y le enseñe a ser fiel en todo lo que el Señor le vaya mostrando.

MARÍA, ESTRELLA DE NUESTRA ESPERANZA...

martes, 15 de agosto de 2017

...que nos alumbra el camino

Nuestra dulce y querida Madre ha subido al cielo, ensalzada sobre los coros de los ángeles y por el mismo Jesús coronada como Reina del Cielo y de la Tierra; pero aunque nos parezca tan grande en la gloria, es siempre la humilde Virgen, la piadosa Madre de los hijos desterrados. Su mirada aún desde aquel trono de gloria, se dirigen siempre hacia la tierra y es en nosotros que Ella ha puesto su morada; pero quiere que por nuestra parte formemos como un nido, un nido ardiente de amor, en su propio corazón. 


Unámonos a María. La gloria no la separa de nosotros y es siempre la Madre dulcísima de los goces de Belén y de las alegrías de Nazareth. Sólo desea de nosotros un completo abandono en Ella, un deseo ardiente de amarla sin límites y sin medida. (Sta. María Magdalena de Pazzis)

EL AMOR QUE NO PUEDE SUFRIR...

viernes, 11 de agosto de 2017

...no es digno de ese nombre

Gloriosísima virgen y dignísima madre Santa Clara, espejo clarísimo de santidad y pureza, base firme de la más pura fe, incendio de perfecta caridad y erario riquísimo de todas las virtudes. Por todos los favores con que el Divino Esposo os colmó, y la especial prerrogativa de haber hecho vuestra alma trono de su infinita grandeza, alcánzanos de la inmensa piedad que limpies nuestras almas de las manchas y de las culpas, y destituidas de todo efecto terreno, sean templo digno de su habitación.

También te suplicamos por la paz y la unidad de la Iglesia Católica, para que se conserve en su unidad de fe, santidad y costumbres que la hacen incontrastable ante los esfuerzos de sus enemigos.
Y si fuese para mayor gloria de Dios y bien espiritual nuestro cuanto pido por esta oración, vos, como madre y protectora, presentad nuestros deseos en el despacho divino, pues confiamos en vuestra bondad, y por vuestros méritos alcánzanos cuanto pedimos por esta oración, para mayor honra y gloria. de Dios. Amén.


ESTE ES...

domingo, 6 de agosto de 2017

...Mi Hijo amado.¡Escuchadle!

Esta fiesta recuerda la escena en que Jesús, en la cima del monte Tabor, se apareció vestido de gloria, hablando con Moisés y Elías ante sus tres discípulos preferidos, Pedro, Juan y Santiago. 
Nuestra vida es un camino hacia el Cielo, pero es una vía que pasa a través de la Cruz y del sacrificio. Hasta el último momento habremos de luchar contra corriente, y es posible que también llegue a nosotros la tentación de querer hacer compatible la entrega que nos pide el Señor con una vida fácil, como la de tantos que viven con el pensamiento puesto exclusivamente en las cosas materiales... “¡Pero no es así! El cristianismo no puede dispensarse de la cruz: la vida cristiana no es posible sin el peso fuerte y grande del deber. Si tratásemos de quitarle ésto a nuestra vida, nos crearíamos ilusiones y debilitaríamos el cristianismo; lo habríamos transformado en una interpretación muelle y cómoda de la vida”. No es esa la senda que indicó el Señor.

El misterio que celebramos no sólo fue un signo y anticipo de la glorificación de Cristo, sino también de la nuestra, pues, como nos enseña San Pablo, el Espíritu da testimonio junto con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.