HIJAS MÍAS....

viernes, 8 de mayo de 2020

...¿ME SERÉIS FIELES?

"A Ti, Señor, la gloria y la alabanza, 
que en el humilde muestras tu poder.
¡Te bendecimos por tus obras santas!"

Un año más damos gracias a Dios por poder celebrar estos 136 años de la fundación de nuestra Congregación, y por habernos regalado el don de la presencia de Madre Carmen en la Iglesia. Su recuerdo continúa presente entre nosotras, sus hijas, y esto nos empuja a seguir  haciendo vida sus palabras: Cuando miro al cielo, se acrecientan mis deseos de ir por esos mundos a enseñar a las almas a conocer y amar a Dios.”

Y es así, que generaciones  de Hermanas han venido haciendo suyas estas palabras, siendo dóciles a la voz del Espíritu, como lo fue nuestra Madre.

Pedimos al Señor por nuestra Congregación y las obras apostólicas que se llevan a cabo dentro de ella. También pedimos por cada una de las Hermanas, para que seamos fieles al carisma de nuestro Instituto.

"ALÉGRATE MARÍA, LLENA DE GRACIA...

miércoles, 25 de marzo de 2020

...EL SEÑOR ESTÁ CONTIGO!"

“Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo nacido de mujer”. Como culmen del amor por nosotros, envió Dios a su Unigénito, que se hizo hombre, para salvarnos y darnos la incomparable dignidad de hijos. Jesús se hizo realmente como nosotros, tomando naturaleza humana en las entrañas purísimas de la Virgen María. Dios pudo restaurar la naturaleza humana de múltiples maneras, pero eligió esta. La Encarnación es la plenitud de la cercanía de Dios con el hombre, es la manifestación suprema del amor divino por el hombre, y sólo la inmensidad de este amor puede explicarla.

Este es el misterio más entrañable y trascendental de la historia de la humanidad y, sin embargo, tuvo lugar en un pequeño pueblo de un país prácticamente desconocido, en “una virgen desposada con un hombre llamado José”. María escucha y pondera las palabras del ángel. Quedó turbada ante ellas, pero con una turbación que no la dejó paralizada. No opuso resistencia en su inteligencia y su corazón: todo estaba abierto a la voluntad divina, sin restricción alguna.

“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”. La respuesta de María es aún más definitiva que un simple . Es la entrega total a lo que el Señor quería de Ella en aquel momento y a lo largo de toda su vida. El que nos pide el Señor a cada uno se prolonga a lo largo de toda nuestra vida; nos lleva a no pensar demasiado en nosotros mismos y a estar atentos, con el corazón vigilante, hacia donde viene la voz de Dios que nos señala el camino.

Al contemplar este misterio, dejémonos amar por un Dios que se hace pequeño para estar cerca de nosotros; dejémonos abrazar y acompañar por una Madre que es modelo y maestra de una entrega sin límites, comprometida y gozosa.

¡A TUS PIES PONEMOS NUESTRA VIDA...

sábado, 21 de marzo de 2020

...GLORIOSO SAN JOSÉ!

El día 19 celebrábamos con gozo a nuestro patrono san José, y le pedíamos que así como cuidó de la familia de Nazareth, cuide también de nosotros y envíe muchas y santas vocaciones a nuestra Congregación.

A San José Dios le encomendó la inmensa responsabilidad y privilegio de ser esposo de la Virgen María y custodio de la Sagrada Familia. Es por eso el santo que más cerca esta de Jesús y de la Santísima Virgen.
Nuestro Señor fue llamado "hijo de José”, el carpintero. No era  el padre natural de Jesús, pero José lo adoptó y Jesús se sometió a él como un buen hijo ante su padre. ¡Cuánto influyó José en el desarrollo humano del Niño Jesús! ¡Qué perfecta unión existió en su ejemplar matrimonio con María!
San José es llamado el "santo del silencio". No conocemos palabras expresadas por él, tan solo conocemos sus obras, sus actos de fe, amor y de protección como padre y esposo.

José fue un escogido de Dios que recibió la gracia de discernir los mandatos del Señor. Le pedimos el deseo eficaz de cumplir la voluntad de Dios en todo, en una entrega alegre, sin condiciones, que sirva a muchos para que encuentren el camino que conduce al Cielo.

CONVIÉRTETE...

miércoles, 26 de febrero de 2020

...Y CREE EN EL EVANGELIO.
La Cuaresma es un tiempo litúrgico fuerte de preparación para el triduo pascual. Es tiempo de retirarse, como Cristo, al desierto, para vivir de la palabra de Dios. La Cuaresma dura 40 días; comienza el miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. 
La imposición de ceniza nos introduce muy bien en todo lo que es esencial en la Cuaresma: liberación, redención, plenitud. Y para eso, es preciso renunciar a querer ser todo a la vez, a vivir desde la superficialidad y desde la incoherencia. Por eso se nos predicará la necesidad de penitencia, limosna, oración. No se nos invita a la penitencia por puro placer de “fastidio”, se nos invita para llegar a la liberación. No es tiempo de tristeza, es tiempo de alegría, de perfumarse la cabeza, de hacer penitencia sin que nadie se dé cuenta.
-Cuaresma = tiempo de conversión. Lo importante es el corazón.
-Cuaresma = tiempo de desierto. Lo esencial se pone delante: Dios mismo fuente de vida.
-Cuaresma = tiempo de compartir. Compartir los bienes con los más necesitados mediante la limosna, como forma de participación personal en la construcción de un mundo más justo. Compartir con caridad hace al hombre más humano, mientras que acumular conlleva el riesgo de que se embrutezca, ya que se cierra en su propio egoísmo.
-Cuaresma = entrenamiento para la muerte y la vida: para la Pascua.
-Cuaresma = reconocimiento de nuestra mentalidad mundana, de nuestro gusto por el pecado, de nuestras ganas de “ser dioses”, de nuestra cerrazón al misterio.
La cuaresma no es privación, es enriquecimiento; no es negatividad, es creatividad, un esfuerzo por renovar, construir y conquistar.

¡Es hermoso ayunar para ti, Dios, vida nuestra,
y dejar que el hambre profundice en nosotros
el deseo de un mayor amor!
Siguiendo a Jesús iremos al desierto,
y de nuestro despojo de cada día
renacerá una humanidad nueva,
fruto de la gracia y la pobreza.
Bendito seas por la mesa del pan partido,
donde son reconciliados
los que se dan a ti sin reservas.
Y bendito sea el día
en que tu Iglesia conozca
con qué ternura la amas
mientras camina por los duros senderos de la cruz.



¡FRANCISCANA PARA SIEMPRE...

jueves, 16 de enero de 2020

...QUIERO SER!

Nos llena de alegría poder compartir con vosotros que el pasado 11 de enero nuestra Hna. Patricia vistió el santo Hábito e inició su camino en la Vida Religiosa como Franciscana de los Sagrados Corazones.


Ahora comienza el preciosísimo tiempo del Noviciado,  y nosotras pedimos para ella que en esta nueva etapa renueve su sí y aprenda a cumplir nuestro objetivo: ser santas y religiosas perfectas, como deseaba nuestra  Beata Madre Carmen.  Que la Virgen María siempre sea su modelo de entrega al Señor y sienta su compañía y protección.